Ortografía para no pensar en ti.

Ahí estaba yo, pensando en las mil cosas que no debería pensar, como en los treinta y cinco puntos de tu espalda y los dos aparte cada que contestabas “nada” sabiendo que pasaba todo.

Eras de esos aciertos cuando se habla de errores y todos los puntos suspensivos interminables si de interrogantes habláramos; te resumías al vanal intento de una coma entre párrafos de versos, y solías catalogar la vida entre viñetas, como si aquello funcionara para la manera correcta de leernos.

De arriba a abajo y de izquierda a derecha si habitamos en algún país occidental, en caso contrario, favor de leerse en viceversa.

Caso N°1 – Reglas del uso del corchete.

En poesía se coloca un solo corchete de apertura delante de las últimas palabras de un verso para señalar que no caben en la linea anterior.

[ Indefinible

Esta entrada fue publicada en Blog Personal. Guarda el enlace permanente.

Opina! :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s