La carta que nunca termine.

Es cierto, te odie hasta odiarme a mi misma, y aunque rompí todo lo tuyo seguías en mi y en lo siguientes después de mi, es cierto que me tarde todavía más tiempo en perdonarme que en perdonarte, y que te he escrito mas de 10 cartas y ninguna por terminar, se que ha llegado el tiempo de olvidarte, de olvidarme de tu nombre y de los cientos que siguieron, de olvidarme de las paredes en las que me encerré después de ti y de botar el espejo que me regalaste en donde solo había cicatrices.

Se que va siendo hora, de abrir estas ventanas y echar a volar, y dejar la puerta abierta para que la soledad salga y destender la cama y sacar de los cajones los viejos recuerdos.

Lo sé, se que es momento de dejarte ir, de dejar de correr, de buscarte, de temerte, lo sé por que hoy me he animado a terminar esta carta que lleva escribiéndose tanto tiempo, lo sé por que aun duele cada letra que te ha hecho mas real, pero sobre todo lo sé por que mi reloj ya no marca los 10 minutos que he puesto para prevenirme de la soledad, lo sé por que para mi siempre ha sido tarde y aun así el ha llegado justo a tiempo.

Y se me ha caído la ropa y he soltado los miedos y he recitado todos lo poemas hasta terminar en su piel y ninguna carta, ningún verso, ningún tiempo, ningún nombre me había hecho olvidarme de todo como el.

Es tiempo, te perdono, me perdono, adiós.

Esta entrada fue publicada en Blog Personal. Guarda el enlace permanente.

Opina! :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s