Intermedio.

Sin duda alguna después de tu despedida la ciudad se volvió un poco más grande, el invierno más frío y me parecía que los sueños, nuestros sueños.. ya solo eran parte de una tinta en otro poema.
Fuimos entre intermedio un promesa vacía, pero eso tu ya lo sabías.
Lo supiste antes que yo, que aquello no era más que la tristeza en otras sabanas, y entre tus miedos, tu cobardía y las catorce cicatrices que marcaban mi piel, decidiste que era más sencillo el olvido.
Olvidaste que mi mano entre tu mano era la manera correcta de aferrarse, olvidaste también las veces que me besaste y contaste entre mi piel los centímetros que me querías hasta convencerme de que era yo y solo yo.
Es cierto, en el camino yo también olvide que solo nos unía la misma venda de ojos y la sensación de estar a punto de caer en un acantilado pero de jamas caminar.
Fuimos y solo eso.
No me queda más que esperar que pronto estas hojas dejen de tener tus letras.
Adiós, adiós a mi contigo.

 

Esta entrada fue publicada en Blog Personal. Guarda el enlace permanente.

Opina! :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s