Todo lo que el amor no es.

No es tristeza incesante, ni viaje de un solo ticket.

No es  continua espera, ni decepción constante de que nunca se llega a ningún lado.

No es caricia egoísta, ni palabras hirientes.

No es un lado de la cama proclamado, ni el cuarto a puertas cerradas para que nadie se entere como deshacer el amor e intentar recuperarlo en la misma noche.

No es una alarma para darnos un abrazo, ni el reproche persistente de que los mismos no son suficientes.

No es ausencia, ni vacío, ni olvido.

No es destiempo, ni el arrepentimiento de no haberme ido antes.

No es la desesperanza de la asidua pregunta a si nos queríamos lo suficiente – ó en todo caso- si eso era querernos.

No son tus manías, ni la manera en que mi cuerpo intentaba encajar en el tuyo por las mañanas.

No fueron nuestras locuras, ni las risas de complicidad, tampoco los secretos revelados a fuerza.

No es indiferencia a las cicatrices, tampoco balas de juicio hacia el espejo, ni heridas a fuego cruzado por tanta soledad entre los dos.

No es la absurda manera en la que me aferre a creer que lo fue contigo…

Empiezo a comprender que no, no es tu nombre, ni tus labios, ni tu abrazo.

No es.

Esta entrada fue publicada en Blog Personal. Guarda el enlace permanente.

Opina! :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s